domingo, 27 de julio de 2008

"Sólo recibiré las órdenes de la Presidenta de la Nación, no las de Néstor Kirchner", aseguró Massa


“Cada loco tiene una meta, el problema es que no advierten a quienes atropellan” (Abel Desestress)

El jefe de Gabinete, Sergio Massa, reiteró hoy que "sólo recibirá órdenes de la Presidenta, Cristina Fernández", y aclaró que "debe respetar el trabajo" de los demás funcionarios, con lo que evitó criticar (o elogiar) a Guillermo Moreno. De este modo, el ministro que mañana iniciará a pleno sus funciones oficiales evitó abrir cuestionamientos internos en el gobierno y sostuvo: "Si cometo un error tengo que aceptar que me equivoqué y no hacerle pagar el error a la Presidenta".

"Hay momentos en los cuales aparecen más obstáculos y todos los que colaboramos en algún rol con la Presidenta tenemos que ser funcional a cada uno de esos momentos", añadió.

Asimismo, en una entrevista con canal América, dijo que la presidenta es su "jefa política e institucional". Consultado sobre si cumplirá con una eventual orden política del ex presidente Néstor Kirchner, Massa contestó que "no".
Y, agregó, "no creo que él llame para dar una orden". "Las órdenes me las da la Presidenta de la Nación", remarcó para que no queden dudas sobre el perfil que quiere imprimir a su gestión.

Respecto de la situación del Instituto de Estadísticas y Censos (INDEC), señaló que "algunos creen que construir confianza significa cambio de personas, pero lo que tenemos que hacer es limitarnos a realizar nuestro trabajo y no opinar de los demás". "Todos trabajamos en función de un proyecto político, de un país y ahí uno tiene que convivir con todos. Hay que respetar el trabajo de los demás", señaló Massa.

Por otra parte, admitió que en el gobierno "estamos mostrando mal las muchísimas cosas que estamos haciendo".
Consultado sobre el vicepresidente Julio Cobos, expresó su "profundo respeto institucional" y señaló que "tiene que llevar adelante la tarea que la constitución le encomienda".

Massa también consideró "muy bueno" que su antecesor en el cargo, Alberto Fernández, "tenga espíritu autocrítico hacia su propio trabajo" y lo describió como "un tipo que ha sido fundamental de nuestros primeros cinco años" de gobierno.
En ese marco, dijo que a futuro los funcionarios de la Casa Rosada tienen "el desafío enorme" de seguir construyendo crecimiento para "mejorar la situación de cada argentino".