miércoles, 30 de julio de 2008

Anuncios que beneficien a la población.


Buenos Aires, Argentina - El Gobierno argentino anunció un aumento del 26.5 por ciento del salario mínimo a mil 240 pesos (404 dólares), en momentos en que la creciente inflación golpea el poder adquisitivo de los trabajadores del país sudamericano.

Representantes del Gobierno, de las empresas y de los sindicatos acordaron que a partir de agosto el nuevo valor mínimo para el salario será de mil 200 pesos y para diciembre llegará a mil 240 pesos.

“Creo que estamos frente a un gran desafío, el desafío de mejorar la distribución del ingreso en nuestro país”, dijo el Ministro de Trabajo, Carlos Tomada, durante una conferencia de prensa.

“Empleadores y trabajadores hoy han dado una nueva muestra de responsabilidad y de solidaridad”.

La Presidenta argentina, Cristina Fernández, había convocado a las empresas y sindicatos para negociar una subida del salario mínimo tras una dura derrota en el Congreso en su intento por lograr que los legisladores ratifiquen un aumento de impuestos a las exportaciones de algunos granos.

Fernández se vio obligada a dar marcha atrás a la medida y, según analistas, busca recuperarse del fracaso político con anuncios que beneficien a la población.

Analistas y medios de prensa locales especulan, además, con otras medidas que lleven a mejorar los ingresos de los trabajadores, así como cambios de funcionarios que den un nuevo impulso al Gobierno.

La semana pasada, el Jefe del Gabinete de Ministros, Alberto Fernández, fue reemplazado por el ex Alcalde de una localidad del norte de la provincia de Buenos Aires y se prevén más cambios.

La subida del salario mínimo busca compensar a los trabajadores que sufren una fuerte inflación, que según las cifras oficiales es menor al 10 por ciento, pero de acuerdo con analistas, es más del doble de esa cifra.

“Cuando se cae el disfraz la moneda tiene una sola cara” (Abel Desestress)