miércoles, 19 de agosto de 2009

Rosa Figuera, Un madre de verguenza para Venezuela.




A ella le da mucho gusto que El dictador Chávez, use la imagen de su hija de 13 años, para promover actos políticos, porque piensa que la niña está feliz y además ella piensa igualmente como Chávez.

Solo le falta a este pedazo de infame madre.

Volver PROSTITUTA A SU HIJA.

Y denunciar a los medios si estos lo publican.

Todo sea para ganar un pedazo de pan. Ya vendió el alma de su hija al diablo mayor.

Y ahora en su vergonzosa actitud, también servirá su hija como escudo para atacar a los medios de comunicación.

Dios la cría y estos sinvergüenzas se encuentran, dejando en medio la inocencia de una niña.

Qué bonita revolución, que orgullo para los padres. VENDER A SUS HIJOS.