miércoles, 20 de agosto de 2008

Chávez arremete contra los medios y anuncia "menos libertades" para la oligarquía


“Yo he votado por malos políticos, porque supieron como engañarme” (Abel Desestress)

Chávez se ha referido a las armas que el Imperio utiliza contra Venezuela y ha señalado a los diarios impresos, entre los que ha destacado “El Universal” y “El Nacional”, los canales de TV, los grandes canales internacionales, las emisorias de radio y, por primera vez, ha señalado a las “como se llama las páginas, las ventanas, el Internet”.

Para Chávez todo eso son instrumentos de la oligarquía y ha afirmado que “cada día tendrán menos libertades” para engañar y manipular al pueblo. Sin embargo no se ha referido a ninguna medida concreta.

Las palabras de Chávez contra los medios se producen el mismo día en que un reporte de William Peña en el diario Tal Cual revelava que la nueva Ley de Telecomunciaciones, que está pendiente de aprobar en la AN, otorga poderes absolutos al presidente de la República, para que, ante cualquier eventualidad que ponga en riesgo la estabilidad de la nación, suspenda la transmisión de las telecomunicaciones, incluido Internet y hasta los SMS.

También criticó el tratamiento que los medios le han dado a la nacionalización de CEMEX.

“Hemos nacionalizado la industria cementera, ya basta, ya era hora, pero vean cómo lo presentan” los medios locales “como si fuera una agresión” del Gobierno contra las empresas extranjeras“, manifestó Chávez.

A su juicio, con ese enfoque “apátrida”, los medios locales “están defendiendo los intereses contrarios a la Nación”, aunque señaló que no habría que extrañarse porque “esa es la oligarquía”.

Chávez reiteró que la toma de control de la industria del cemento favorecerá los planes oficiales de construcción de viviendas, que se han visto obstaculizados, según la versión presidencial, porque las empresas exportan la mayoría de su producción.