sábado, 16 de agosto de 2008

Chávez y sus “discípulos” arremetieron contra los medios

Hugo Chávez, y , Rafael Correa, la emprendieron hoy contra los medios de comunicación a quienes catalogaron de “prensa nefasta que obra en manos de grupos financieros” y propusieron limitar su actividad.

Los dos presidentes participaron en una rueda de prensa conjunta celebrada en la estación central de ferrocarril Carlos Antonio López de Asunción, en la que también intervino el nuevo jefe de Estado paraguayo, Fernando Lugo, quien hoy juró su cargo.

En el curso de sus declaraciones, Chávez y Correa coincidieron a la hora de condenar la actividad de algunos grupos mediáticos en América Latina y defendieron la “democratización” de la información.


“Así como una prensa libre es fundamental para la democracia, una mala prensa puede ser nefasta para la democracia“, afirmó Correa.

El presidente ecuatoriano subrayó que “la prensa en América Latina deja mucho que desear”, en concreto en Ecuador, concretó.

Explicó que existe una “relación nefasta entre el poder económico y el poder informativo, y eso es terrible para una democracia”.

Correa manifestó que, “de los seis o siete canales nacionales de televisión que tiene Ecuador, al menos cinco tienen vinculación con la banca”.

Se trata “de medios de comunicación que no defienden la verdad, que defienden el bolsillo”, añadió, para después subrayar tajante: “se requiere poner límite a eso”.

En este sentido, recordó que el proyecto de la nueva Constitución que se votará el 28 de septiembre próximo en Ecuador “prohíbe a los grupos económicos y financieros, como en muchos países desarrollados, que tengan medios de comunicación”.

Y añadió que una de las tareas fundamentales de la democracia es “democratizar los medios de comunicación”.

“Es terrible esa relación entre poder económico y poder informativo”, dijo, por lo cual abogó por la creación de medios públicos y la imposición de “límites a ese poder económico prohibiéndole que tenga poder informativo”.

Por su parte, Chávez recordó que “el espectro radioléctrico es del Estado”, lo que significa que “es propiedad social”.