lunes, 16 de marzo de 2009

“Prohibido decir piropos” La doble moral de Mexico.


En un estado donde la droga debería ser el principal punto de preocupación, han encontrado una mejor manera de cerrar los ojos y abrir las manos a la corrupción.
Y entonces le dan al pueblo Pan y Circo.
En Culiacán, estado que es totalmente conocido no por sus bellezas naturales, si no por el gran amparo de libre tránsito a narcotraficantes y consumidores,
Se le ocurrió PROHIBIR el decirle PIROPOS a una dama.
“Mamacita estas mas buena que el pan” podría ahora llevarlo a la cárcel
Antes de atreverse a lanzar un piropo en la calle, los habitantes de Culiacán tendrán que pensárselo dos veces si no quieren cometer un delito.
Un bando municipal establece a partir de ahora sanciones de cinco salarios mínimos en adelante por realizar manifestaciones de este tipo.
Ya no sabemos quién es más burro si el religioso alcalde, o el que manda al alcalde, el dictador obispo. O quien sabe a qué secta pertenezcan estos gobernantes patitos.