miércoles, 25 de marzo de 2009

Sudáfrica prohíbe entrada del Dalai Lama para no irritar al régimen chino

Los derechos humanos son solo a veces palabras retorcidas (Abel Desestress).
La Conferencia de Paz de Sudáfrica, prevista para el próximo viernes en Johannesburgo, ha tenido que ser pospuesta indefinidamente, tras el escándalo generado por la negativa del gobierno sudafricano a facilitar un visado de entrada al Dalai Lama, para no agriar las relaciones comerciales con el régimen chino.El Comité Organizador, al que pertenece Mandla Mandela, hijo de Nelson Mandela, anunció ayer la decisión de posponer la conferencia, relacionada con la celebración en Sudáfrica el año próximo de la Copa del Mundo de Futbol, hasta que se den “las condiciones adecuadas”.“Una burla, una traición”. Antes del aplazamiento, dos Premios Nobel de la Paz sudafricanos, el ex presidente Frederick de Klerk y el arzobispo protestante Desmond Tutu, habían anunciado que no acudirían al encuentro, lo mismo que el Comité Noruego del Nobel, que otorga el galardón de la Paz, en protesta por la postura del gobierno sudafricano.De Klerk argumentó que negar el visado al Dalai Lama “constituye una burla al propósito de la Conferencia de Paz y Deporte”, mientras que el arzobispo Tutu, en una carta al presidente sudafricano, Kgalema Motlanthe, indica que es “una traición total de la historia de nuestra lucha” por la libertad y el respeto a los derechos humanos.