domingo, 22 de junio de 2008

“por la salud del comandante Fidel Castro’’.


“Que triste que un presidente lejos de pedir salud por los suyos, se ocupe de la salud de un asesino” (Abel Desestress)

Los pueblos indígenas del occidente de Bolivia celebraron ayer la llegada del año 5 mil 516 del calendario andino, con ritos autóctonos en el complejo arqueológico de Tiwanaku, al oeste de La Paz, y en los que participó el presidente Evo Morales.

Morales, de la etnia aymara, el primer indígena en ser presidente del país, recibió los primeros rayos del sol con las manos en alto y ataviado de un multicolor poncho. Lo acompañaba el canciller David Choquehuanca.

También estuvo el embajador de Cuba, Rafael Dausá quien declaró a la televisora Unitel que en sus invocaciones a la Pachamama (madre tierra) pidió “por la salud del comandante Fidel Castro’’.

Centenares de personas participaron en la ceremonia en los alrededores de las ruinas preincaicas de la gélida región del altiplano a 60 kilómetros al oeste de La Paz.

La ceremonia se inició en la madrugada con música autóctona y ritos celebrados por un sacerdote aymara que en una hoguera quemó ofrendas (dulces, alcohol, coca) a la Pachamama a la espera del Tata Inti (padre Sol).

El clímax se alcanza cuando aparecen los primeros rayos del sol que, según las tradiciones andinas, llegan cargados de energía para fecundar la tierra.

Entre los aymaras la fiesta se denomina del Wilkakuti (retorno del sol) y se festeja por el solsticio de invierno cada 21 de junio, que coincide con el comienzo del invierno en el Hemisferio Sur.

La llegada del año nuevo andino muy arraigado entre los aymaras y quechuas que viven además en Perú, Chile y Ecuador está vinculado al calendario agrícola y responde a una concepción circular del tiempo, según los expertos.