miércoles, 23 de septiembre de 2009

el gobierno de Honduras cortó el suministro de agua, electricidad y teléfono de la embajada de Brasil, donde Zelaya se encuentra alojado.

El retorno a Honduras del depuesto presidente Manuel Zelaya y el hecho de haber buscado protección en la embajada brasileña puso a Brasil en una situación "delicada", de acuerdo a una evaluación de asesores cercanos al presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Fuentes del Palacio de Planalto le dijeron a BBC Brasil que el regreso sin previo aviso del líder hondureño no sólo puede complicar las negociaciones con el gobierno interino, sino también ocasionar un "problema" para la diplomacia brasileña, que pasó a tener una responsabilidad "mucho más grande" en todo el proceso.

"En ningún momento Brasil cuestionó la legitimidad de Zelaya y de su pleito por un retorno inmediato al poder, pero su presencia en la embajada brasileña colocó a Brasil en el centro del impasse", le dijo una fuente del palacio presidencial a BBC Brasil.

La evaluación es que al buscar apoyo de la delegación de Brasil en Honduras, Zelaya terminó "imponiendo" a Brasil un papel fundamental que debería ser desempeñado por la Organización de Estados Americanos (OEA).

"Estamos en una situación delicada", dijo esta fuente.


“Cuando aceptas lo impuestamente establecido, tarde o temprano pagaras el precio de ser tu propio carcelero” (Abel Desestress)