miércoles, 30 de septiembre de 2009

Los ladrones de la revolución y la Cuba del exterior


Escrito por Antonio Gordon especialmente para debatecuba.blogspot.es

Nadie ha comentado acerca de la aseveración que hice en el último blog. Esa que trata de los “ ladrones que se robaron la revolución.” No me extraña porque el pueblo cubano en la isla no tiene acceso a la publicación de estos blogs y los funcionarios que los leen no pueden o no desean manifestarse. Por eso creo oportuno hacer estos comentarios ahora.

La revolución de la década de los cincuenta en Cuba se hizo para re-instaurar la Contitución de 1940, libremente escrita por los cubanos. La democracia en Cuba, hasta el golpe de estado de 1952, iba marchando despacio como marchan las obras constructivas. La destrucción, la farsa y el montaje son las obras que ocurren de repente.

Al “triunfo de la revolución” había en Cuba servicios de salud que competían con cualquier país de la América. Y aunque es verdad que nos faltaba mejorar el acceso a los mismos en las reigones rurales, ya para esa época las instituciones que eran grandes en La Habana tenían sucursales en muchos pueblos del interior.

Cuba exportaba frutos menores y hortalizas a los Estados Unidos de América. Cuba había desarrollado una industria azucarera que estaba rindiendo beneficios no solo a los colonos y los dueños de las centrales azucareras sino tambien a los obreros. También había ampliado la ciencia e ingeniería del azúcar mirando a un futuro que se expandía desde los locores hasta una amplia variedad de derivados de la caña. Los macheteros cubanos tenían acomodaciones mejores que las que después tuvieron los muchachos de la escuela al campo.

La emigración de la isla existía pero no había éxodo ni mucho menos colas en las embajadas para hacerse norteamericano ni españoles. El deporte amateur y professional estaban bien y desarrollándose. El amateur ya se jugaba en toda la isla y el profesional tenía calidad que ya aspiraba a las grandes ligas de los Estados Unidos. El equipito de los cubanos en la liga Internacional Tiple A ganó el campeonato en el 1959-60 en contra de los “Miners” de Minnesotta. Este último equipo después obtuvo la franquisia de grandes ligas. Cuba pudo haber tenido un equipo de grandes ligas de beisbol cuando lo tuvo el Canadá.

La verdadera revolución, la que permitió la libertad política, de expresión, de religión, de educación, de movimiento, y el ascenso social y económico ocurrió, paradójicamente, afuera de Cuba, en el exilio.

Aqui, en el exilio es donde los hijos de los sirvientes se hicieron médicos y profesores, algunos de gran prestigio actualmente. Aquí es donde los hijos de campesinos fueron a la universidad. Aquí fue en donde muchos emprendieron negocios pequeños, algunos de los cuales se volvieron grandes empresas. Aquí es donde dos o tres centrales azucareros producen más azúcar que los más de cien centrales que tenía Cuba antes de la destrucción ordenada por el régimen. Aqui es donde algunos llegaron a ser gerentes de transnacionales como la Coca Cola. Aquí es donde los cantantes y artistas de todo tipo han llegado desde el Carnegie Hall y la Metropolitan Opera a los conciertos multitudinarios populares.

Aquí es donde esta muchedumbre de esbirros, gusanos, indeasables, marielitos, balseros y tercer mundistas – cubanos todos, rechazados en mayor o menor grado por los ladrones de la revolución - han creado y mantienen el casco de una vibrante megaciudad de 6 millones de habitantes que se extiende desde West Palm Beach hasta Homestead.

Aqui es donde el cubano llega y después de unos meses, trabaja y se hace de un futuro que es suyo. Habría que preguntarle a los gero-jeraracas en la isla, esos que ahora quieren que el pueblo trabaje y ahorre, ¿qué ven ellos de diferente entre el exilio y la isla? Si no lo ven es porque no se han visto en el espejo। ¿Seran brutos o malignemente malos?

“La dignidad ha tenido en general siempre un equilibrio tan precario, que basta un tintineo metálico para cambiar de dueño” (Abel Desestress)

1 comentario:

Adrian Oliver dijo...

UNAS LAGRIMAS para esta situación, que pasará despues,la represión castrista prevalecera con sus sucesores (Raul etc, etc)??? o se levantarán en armas?? (no lo creo), caerá en un futuro el regimen psicotico de un hombre que embriagado de poder mata, traiciona y destruye a un pueblo ???

La maldita incertidumbre y la frustración de un civil no creo que baste.

Dios nos obliga siempre a tomar acciones y nos desprecia cuando hay omisiones, y nos perdona cuando nos equivocamos-

Hay que apoyar a la Cuba exiliada y que esta generación no se pierda en la apatia porque pues como ya son 100% yankies no se acuerdan lo que sus padres han sufrido.

Suerte CUBANOS