sábado, 26 de enero de 2008

Carolina del Sur: Decisiva pelea entre Obama y Hillary


Los precandidatos presidenciales demócratas se enfrentarán mañana en elecciones internas en Carolina del Sur, donde el senador negro Barack Obama buscará capitalizar su favoritismo entre la mayoritaria población afroamericana del estado y frenar el avance de Hillary Clinton.

Una encuesta difundida hoy mostró que Obama, que aspira a ser el primer presidente negro del país, llega a Carolina del Sur con una ventaja de 13 puntos sobre la también senadora Clinton, aunque con una sensible caída en el apoyo que registraba hace tres días en otro sondeo de la misma consultora.

El sondeo, elaborado por Zogby para la cadena de noticias políticas por cable estadounidense C-SPAN, mostró a Obama con un 38 por ciento de apoyo, seguido de Clinton, con un 25 por ciento, y del ex senador John Edwards, quien nació en Carolina del Sur y se impuso en la interna estatal de 2004, con un 21 por ciento. No obstante, el estudio reflejó un retroceso de cinco puntos de Obama y un avance de dos puntos para Edwards respecto de otra encuesta similar difundida el martes pasado.

Obama y Clinton se sacaron chispas en los últimos días, con acusaciones mutuas sobre sus respectivos antecedentes en un duelo cada vez más subido de tono por representar al Partido Republicano en las elecciones presidenciales del 4 de noviembre próximo, de las que surgirá el sucesor del republicano George W. Bush. Los precandidatos republicanos ya se enfrentaron en Carolina del Sur el sábado pasado, cuando el veterano senador de Arizona John McCain se alzó con la victoria, seguido del ex gobernador de Arkansas, el pastor protestante Micke Huckabee, y del ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney.

El sondeo sobre Carolina del Sur mostró que Obama mantiene su fuerte favoritismo entre la población negra del estado, que se espera represente más de la mitad del electorado en la interna de mañana. Obama logró el 55 por ciento del apoyo de los afroamericanos y Clinton apenas el 18 por ciento. Después de imponerse en las internas de Iowa, Obama puso contra las cuerdas a Hillary Clinton, que por primera vez desde que arrancó la carrera hace ya un año se vio por detrás en la lista de aspirantes.

Sin embargo, la ex primera dama se recuperó con una valiosa victoria en las internas de New Hampshire que confirmó la pasada semana con su triunfo en las elecciones de Nevada. Ahora es Obama el que está presionado. Desde el principio, Obama y sus asesores se esforzaron por esquivar el asunto del color de su piel, para demostrar que su campaña era horizontal a través de todos los espectros de la sociedad, más allá de raza, sexo o condición social.