miércoles, 16 de enero de 2008

ULTIMA HORA Dos ecologistas tomados como rehenes por cazadores de ballenas. Japón NO podrá cazar ballenas en la Antártida


Sydney.- Dos ecologistas que luchan contra la flota ballenera japonesa en la Antártida fueron tomados como rehenes por un barco japonés, denunció hoy su organización.

Según la organización “Sea Shepherd Conservation Society”, los dos fueron atados a un mástil de un radar.

El australiano y el británico forman parte de la tripulación del barco “Steve Irwin”, que persigue a los cazadores de ballenas en la Antártida.

Ambos treparon a bordo del barco japonés, para dar a los tripulantes la noticia de una sentencia australiana que declara ilegal la caza de ballenas en la zona. Tras ello, se les impidió volver a abandonar el barco, informó la organización.
Un juez australiano aceptó la demanda de un grupo ecologista y prohibió a una empresa ballenera nipona capturar cetáceos en aguas del continente helado. Noruega es el único país del mundo que permite la caza comercial. Un juez australiano aceptó la demanda de un grupo ecologista y prohibió a una empresa ballenera japonesa cazar cetáceos en la reserva marítima de la Antártida, informó la radio estatal.

El magistrado del Tribunal Federal James Allsop sienta así un precedente que puede llevar al Gobierno australiano a tomar medidas más drásticas para evitar las operaciones de estos balleneros en aguas del continente helado.

Japón tiene previsto cazar durante la campaña del presente verano austral a 850 ballenas minke y 500 ballenas de aleta, bajo el pretexto de realizar estudios científicos, pese a que la Comisión Ballenera Internacional pide a Tokio que lo detenga.

Este organismo ha ratificado la moratoria vigente desde 1986 que prohíbe la caza de cetáceos con fines comerciales, pese a las presiones niponas para que se levante el veto para las capturas a pequeña escala.

Noruega es el único país del mundo que permite la caza comercial de ballenas, pero Japón e Islandia cazan más de 2.000 ballenas al año con fines "científicos", lo que, según los grupos ecologistas, es una forma encubierta de realizar capturas comerciales.

SALVEN TAMBIEN A LOS POLITICOS. A los pedófilos, a los sacerdotes, a los del gran hermano, al bonito de Lafouci y al feo Adal Ramones.
Sinceramente. Hasta mañana