jueves, 15 de mayo de 2008

Europa reclama a Evo Morales


Mery Vaca
Bolivia

La Unión Europea (UE) le transmitió al presidente de Bolivia, Evo Morales, su preocupación por la nacionalización de las empresas de ese continente y por la inseguridad jurídica en Bolivia.


Morales decretó la nacionalización de varias empresas el 1 de mayo.
El director general de Relaciones Exteriores de la Comisión Europea, Eneko Landáburu, se reunió este miércoles con Morales, a quien le expresó la "preocupación que hay en Europa por ese proceso de nacionalización", según declaró en una conferencia de prensa.

El 1 de mayo, Morales decretó la nacionalización de la mayor empresa de telecomunicaciones del país y de cuatro compañías petroleras.

La accionista mayoritaria de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel) es Eurotelecom Italia (ETI). En este caso, el gobierno intervino la empresa y dijo que se abre un período de negociación.

Las petroleras afectadas por otro decreto de nacionalización forzosa son Chaco, de Panamerican Energy (British Petroleum); Transredes de la británica Ashmore y la anglo holandesa Shell; además de la Compañía Logística de Hidrocarburos, de accionistas alemanes y peruanos.

Un trato diferenciado recibió la empresa Andina, de la española Repsol, con la que el gobierno logró un acuerdo para la nacionalización.

Inseguridad jurídica

Ante esta ola de nacionalizaciones, Landáburu considera que en Bolivia no existe suficiente seguridad jurídica. "Estamos preocupados porque no haya la suficiente (seguridad jurídica) y quisiéramos que esta seguridad jurídica se pueda definir de manera más precisa para que las empresas encuentren motivos para venir a este país", dijo.


García pidió sinceridad a los miembros de la CAN.
El representante europeo insistió en que se respeta las decisiones soberanas del gobierno de Morales y explicó que las empresas europeas tienen interés de contribuir en el desarrollo de Bolivia y en el cumplimiento de los objetivos gubernamentales.

Landáburu, además, expresó su respaldo al gobierno de Morales en momentos en que atraviesa por una crisis política, producto de las demandas autonomistas de cuatro regiones.

"Le he dicho que estamos preocupados por una situación política que veíamos tensa, muy difícil, de poca confianza entre la mayoría de la oposición y que nuestro deseo era no interferir en un país soberano y pedir que todos los protagonistas de esta vida política encuentren los cauces de la vía del diálogo para llegar a acuerdos y compromisos que consoliden la democracia de este país", dijo el representante europeo.

Landáburu, además, se refirió a las negociaciones que sostiene la UE con la Comunidad Andina de Naciones (CAN), de la que Bolivia es parte, con miras a la suscripción de un Tratado de Libre Comercio (TLC).

Al respecto, dijo que la posición de Europa es que la negociación debe avanzar en bloque con la CAN. En cambio, Bolivia y Ecuador propusieron una negociación a diferentes velocidades, lo que implica que Colombia y Perú irían más rápido que los otros dos países.


Mientras Landáburu expresaba su posición respecto a la negociación con los países andinos, Morales ofrecía una rueda de prensa a los medios internacionales en la que acusó a los presidentes de Perú, Alan García, y de Colombia, Álvaro Uribe, de destrozar la CAN.

"Quiero pedir a estos dos presidentes que no destrocen la CAN, a mí me costó fortalecerla", comentó Morales.

"Pedimos no ser excluidos, lo que están pidiendo Perú y Colombia en el tema de comercio es excluirnos a nosotros. Solo quieren a Bolivia y a Ecuador en temas de diálogo político y en temas de cooperación, pero menos en temas de comercio", dijo el presidente.

Morales respondió de esa manera a unas declaraciones del mandatario peruano, quien pidió sinceridad a los miembros de la CAN para definir un acuerdo con el organismo.

"Voy a solicitar a los cuatro presidentes de la CAN una reunión inmediata después de esta cumbre para tener un sinceramiento de posiciones", dijo el martes García.

García se refirió, así, a los presidentes Morales y Rafael Correa, de Ecuador, quienes se mostraron escépticos frente a un TLC con Europa.

Morales, este miércoles ratificó esa posición. "Un TLC no es una solución para Bolivia ni para la región andina y eso lo dije desde un principio", dijo.

Los presidentes andinos se encontrarán en Lima, Perú, en la V Cumbre de América Latina, el Caribe y la Unión Europea, que comienza este jueves.