miércoles, 7 de mayo de 2008

Influencia de Irán en A.Latina preocupa EEUU


Según informaron los diarios iraní Tehran Times y cubano Granma, Mahmoud Ahmadinejad mantuvo diálogos telefónicos con sus pares cubano y venezolano, así como el mandatario electo de Bolivia, oportunidad en que el presidente iraní fue invitado a visitar Caracas y La Paz. Para algunos analistas se trata de los primeros escarceos para construir una alianza "eje a eje" entre países que se encuentran situados en ese inasible "eje del mal" explicitado por Bush y los arquitectos de las "guerras preventivas".

El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, anunció su interés en profundizar vínculos con los "gobiernos populares" de América Latina que se oponen a Estados Unidos, como Cuba y Venezuela, además de Bolivia, donde el 22 de enero asumirá la presidencia Evo Morales.

Hugo Chávez Frías, quien el 24 de diciembre de 2005 sostuvo que "el mundo tiene lugar para todos, pues, pero resulta que unas minorías, los descendientes de los mismos que crucificaron a Cristo, se adueñaron de las riquezas del mundo". Chávez Frías emitió sus tesis racistas durante una celebración de la Navidad en el Centro de Desarrollo Endógeno Integral Humano "Manantial de los Sueños".

La alianza estratégica de las fuerzas nazis y las islamistas, unidas por el repudio a la modernidad, a la cultura del derecho ("los hombres no tienen derechos, sólo obediencias que cumplir", acaba de reiterar el hermano de Fidel Castro y Chávez, Ahmadineyad); a la emancipación de la mujer; acercó cientos de miles de musulmanes de Bosnia, del sur de la URSS, de Medio Oriente, a las filas de la Wehrmacht (ejército alemán) y de las SS (oficialidad politizada dentro del Ejército), dando lugar a que los arios perdonaran a esa parte de los semitas, los árabes, su condición de subhumanos... al menos hasta que acabara la guerra.

Esa alianza estratégica -interrumpida en 1945- ha vuelto a forjarse. Ahí están los integristas islámicos de la guerra santa sunni (Frente Islámico Mundial de Ben Laden...) fundado en 1988 "contra los cristianos" (de todo Occidente, especialmente América), "los judíos" (de Israel y la Diáspora), "los budistas" (de Bali, Tailandia...), "los hindis" (de Cachemira e India), "los herejes" (shiíes, véase la carnicería diaria en Irak) drusos, ismaelitas), "los ateos" (comunistas, laicos); "los musulmanes débiles" (los que no aceptan la yijad, como los 250 mil ya asesinados en Argelia). Y las mujeres emancipadas.

Y con ellos los que creen poder usarlos en su riña interimperial con las potencias anglosajonas (Estados Unidos, Inglaterra, Australia...) donde quien se lleva el gato al agua es el Eje francoalemán, y sus socios tácticos (la mafia rusa, los ansiosos chinos). Según lo informado el jueves por los diarios iraní Tehran Times y cubano Granma, Ahmadinejad comunicó su intención de acercarse a la región y establecer alianzas, en diálogos telefónicos mantenidos el miércoles con sus contrapartes cubana, Fidel Castro, y venezolana, Hugo Chávez, así como el mandatario electo boliviano.

El periódico iraní señala que durante las conversaciones, Chávez invitó a Ahmadinejad a visitar Venezuela en la primera mitad de este año 2006. El diario destaca que en los últimos años los vínculos entre Irán y Venezuela, dos de los principales países productores de petróleo del mundo, se estrecharon tras la visita que Hugo Chávez hizo a Teherán a fines de 2004.

Meses después, en marzo del pasado año, el entonces presidente iraní Mohamed Jatami retribuyó la visita con un viaje oficial a Caracas. Durante su diálogo telefónico con Castro –según fuentes cubanas–, el presidente iraní agradeció el respaldo de La Habana a la política nuclear con fines pacíficos que, según dijo, impulsa Teherán.

Ahmadinejad, quién sacudió al mundo cuando dijo que Israel debería ser "borrado del mapa", es criticado por EU y la Unión Europea por sus planes de desarrollo nuclear supuestamente orientados con fines guerreristas y agresivos. Las relaciones de Israel con Irán tocaron hace dos semanas un pico de tensión extrema cuando el presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad, relativizó el Holocausto judío y opinó que Israel (un "tumor") debería ser mudado a Alemania y Austria.

El gobierno de EU, desde Washington, tachó de "terribles y censurables" esas declaraciones en las que el presidente de Irán expresaba dudas sobre la magnitud del genocidio del pueblo judío en Europa y proponía que allí fuera establecido el Estado de Israel, en lugar de Oriente Medio. El gobierno israelí, en tanto, reclamó una movilización internacional para condenar al dirigente iraní y prohibirle que desarrolle armas atómicas, mientras organizaciones judías pedían que Irán fuera expulsado de la ONU.

Conocidos los diálogos de acercamiento mantenidos a través del teléfono, no son pocos los que especulan con un eje "antiimperialista" entre Caracas, La Habana y Teherán al que se estaría sumando La Paz, después del triunfo de Morales en los comicios del 18 de diciembre pasado.

La posibilidad pone los pelos de punta a los funcionarios "antichavistas" y "anticastristas" del Departamento de Estado, que ante el avance electoral de la "izquierda" en América Latina ven la formación de un nuevo "proceso comunista" en América latina. Según el diario Tehran Times, el presidente iraní ofreció a Castro su colaboración en los preparativos para la Cumbre de Países No Alineados que se realizará este año en la capital cubana y abogó por la continuidad de las "relaciones amistosas" entre ambos estados.

Cuba e Irán normalizaron sus relaciones diplomáticas en 1979, tras el triunfo de la Revolución Islámica del ayatola Jomeini.

Según la oficina presidencial iraní, Castro dijo a Ahmadinejad que "Teherán, con el progreso que alcanzó, está aumentando cada día su capacidad de oponerse a las grandes potencias".

Por su parte, Ahmadinejad señaló que aprecia la "política de Castro de resistir a las potencias arrogantes" y subrayó la voluntad de Irán de "cooperar con los gobiernos populares, en particular aquéllos de América Latina". El mandatario iraní también conversó telefónicamente con el presidente electo de Bolivia, Evo Morales, a quien le expresó su deseo de sostener una reunión para analizar temas de interés, según el diario oficial cubano Granma.

El presidente iraní opinó que con el triunfo de Morales "la nación boliviana ha sido la vencedora en los recientes comicios" y dijo que Teherán participa de la "alegría del pueblo" de ese país andino. Luego el presidente electo boliviano invitó a Ahmadinejad a asistir a la ceremonia de su investidura.

A esta potencial alianza "eje a eje" que se abre tras los diálogos de acercamiento también se sumaría –en caso de acceder a la presidencia de Perú– el ascendente líder "nacionalista" peruano, Ollanta Humala, a quien la prensa internacional (como ya lo hizo con Morales) viene posicionando como ganador en las encuestas. Durante su reciente visita y sorpresiva a Venezuela, Humala fue ampliamente elogiado por Hugo Chávez en presencia del boliviano Evo Morales, provocando la tensión en las relaciones entre Lima y Caracas.

El gobierno de Alejandro Toledo llamó en consulta a su embajador en Venezuela, en un gesto de desagrado por los comentarios de Chávez, calificados como una "injerencia en los asuntos internos" peruanos. En este marco explosivo, en Medio Oriente y en América Latina, se cocina a fuego lento la "alianza de los ejes".

¿Hablan de pobres y ricos, de justicia, de socialismo? ¿No se apropiaron de Jesús los inquisidores, los antidreyfusistas, los pogromistas del zarismo, los fascistas? ¿No arrebataron las banderas rojas los de Mussolini, los de Stalin, y luego los ya desbordados muñecos de Hitler? ¿No se llamaban éstos nacionalsocialistas? ¿No se ve en esta recurrente judeofobia la identidad que los reúne?

El resentimiento y la maledicencia habrán ganado otra batalla, como cuando Hitler promulgó las leyes de Nuremberg "en beneficio del pueblo alemán" Los seres humanos –¿qué duda cabe?– somos todos iguales.

El que se crea que hay racismos "buenos" y racismos "malos" está totalmente loco o es definitivamente un sinvergüenza. No olvidar el pasado para no reabrir heridas que todavía no terminan por cerrar, tolerancia en este año de Juárez.