miércoles, 14 de mayo de 2008

Sólo Irak por encima de México


La Asociación Reporteros sin Fronteras declaró al año 2006 como uno de los peores respecto a la violencia contra los periodistas, con Irak nuevamente a la cabeza de los lugares más peligrosos del mundo.
Al menos 81 reporteros profesionales y 32 personas que trabajaban en medios murieron, las cifra más alta desde 1994, cuando decenas de periodistas fueron asesinados en el genocidio de Ruanda.

Por cuarto año consecutivo, Irak contribuyó con el mayor número de muertes relacionadas con el deber de informar, pues 39 periodistas perdieron la vida, 15 más que en 2005.

Pero el cambio más notable fue en el segundo lugar en la desafortunada lista: México, con nueve periodistas muertos, reemplazó a Colombia por ser más peligroso.

"El más mortífero"
Acusa que los nueve periodistas murieron porque "investigaban sobre los narcotraficantes o cubrían algunos movimientos sociales violentos".

Destaca además la muerte del camarógrafo estadounidense Brad Will a quien le dispararon en la región de Oaxaca, "sacudida por unas luchas sociales que a veces degeneran en enfrentamientos armados. En los mismos acontecimientos resultaron heridos otros varios periodistas".

Menciona también que "el 9 de agosto apareció el cuerpo sin vida de Enrique Pera Quintanilla, en el borde de una carretera del Estado de Chihuahua, al norte del país. Era el director del mensual Dos Caras, una verdad, especializado en información sobre los asesinatos no aclarados y el tráfico de droga".

Más récords

Además de las muertes, la organización señala que 2006 fue un año récord en lo que se refiere a agresiones contra profesionales de los medios: 1.400 casos fueron registrados.

Al parecer, los actos más violentos sucedieron durante las numerosas campañas de las varias elecciones que tuvieron lugar en el año.

"En Perú, a principios de marzo, o sea un mes antes de la elección presidencial, Reporteros sin Fronteras ya había censado más de una decena de casos de agresiones a periodistas, y otros tantos de amenazas", señala.

"En Marilia, en el sur de Brasil, los partidarios de un político local saquearon los locales de un diario el mismo día de la primera vuelta de las elecciones generales", añade.

Además de las muertes, agresiones y censura, Reporteros sin Fronteras registra lo que describe como una "preocupación suplementaria: los secuestros de periodistas", con Irak y los territorios palestinos como focos.



"México se ha convertido en el país más mortífero del continente americano, por delante de Colombia", señala el documento divulgado por Reporteros sin Fronteras.